Lo más visto esta semana...

2/11/2014

Vivir sin dinero, una nueva web para ayudarnos a ajustar el presupuesto

Según cuentan en la página sindinero.org:

"...la idea de montar esta modesta web surgió de la necesidad de aglutinar en un único sitio toda una serie de recursos que generalmente se encuentran dispersos, descentralizados en la inmensa red que es internet. Dicha información nos debe poder permitir vivir una vida donde reduzcamos nuestra dependencia del vil metal."

De momento, incluye las secciones Ocio por la cara, Formación, Trueque, Hazlo tú mismo, Viajar y Asesórate Gratis. También tiene un foro, y un formulario de contacto. Como ellos dicen: "Nos dedicaremos básicamente a la Comunidad de Madrid, porque es donde vivimos"

A mí me parece una idea estupenda: ¿Alguien se atreve con otras comunidades?

¿Por qué necesitamos las conspiraciones?

La revista Time hace una interesante reflexión sobre la tremenda seducción de las teorías conspiratorias. Según algunas teorías psicológicas, una necesidad humana básica nos lleva a pensar que la magnitud del efecto ha de estar relacionada con la magnitud de la causa que se encuentra detrás. La razón es que Un mundo en el que causas minúsculas tienen consecuencias monstruosas resultaría poco seguro y temible.
Por eso necesitamos buscar una gran conspiración detrás de un gran desastre.

Visto en Así son las cosas , donde se enlaza el artículo de Time

10/30/2013

Alquiler de habitaciones para estancias cortas en Barcelona


Si alguna vez has pensado en una escapada romántica con tu pareja, o has necesitado una habitación por un tiempo limitado para descansar o desconectar, pero tenías dudas sobre la calidad de este tipo de establecimientos, es hora de que conozcas las instalaciones del Grupo LVR, que puedes visitar aquí. El grupo, propietario de La Vie en Rose y Perla Negra, es el primero de su categoría en España en conseguir la certificación ISO 90001.

Para obtener la certificación, se ha valorado especialmente la orientación a los clientes, partiendo de una filosofía de atención en la que todo está pensado para proporcionar la mayor atención y bienestar hacia el cliente.


Habitaciones de lujo, con wiffi, teléfono, minibar gratuito, Nespresso, y por supuesto con la máxima discreción, que incluye la disponibilidad de salas de espera privadas.

Del mismo modo, todo lo relacionado con los aspectos higiénicos y sanitarios está cuidado hasta el máximo detalle, desde los set de baño individuales, hasta todo el proceso de lavandería, o la higienización completa y profunda de las habitaciones antes de pasar a disposición de otros usuarios.

Ambos locales están situados en Barcelona, y son a día de hoy los únicos establecimientos de alquiler de habitaciones para estancias cortas que ofrecen los niveles de calidad que garantiza la la certificación ISO 90001.

Si estás pensando en alojarte por unas horas en Barcelona, con la máxima discreción y con todas las garantías, las instalaciones del Grupo LVR son tu elección. La Vie En Rose, cuyas instalaciones puedes visitar desde aquí está situado en la calle Rector Ubach 46. Perla Negra, en la calle Entenza número 65.

9/29/2013

¿Jugamos una?

Cada vez que un buen amigo pone en marcha una iniciativa emprendedora, se lía la manta a la cabeza, y se saca de la manga un nuevo proyecto ilusionante en medio del chaparrón que nos cae a todos encima, me alegro. Si ese amigo es Julián, compañero del rat, brillante, y buena gente hasta decir basta, sí además el proyecto va de Juegos de mesa, de vender y difundir nuevas formas de compartir momentos lúdicos con amigos, entonces me alegro doblemente, porque sé que el éxito está asegurado. Lo que se venía anticipando desde hace meses en el blog, es ya una realidad totalmente operativa. La tienda online de Jugamos Una está a vuestra disposición desde el 25 de septiembre. 

Una plataforma cuidada, con un diseño atractivo y una estructura clara y muy bien organizada. Fiable, con todas las formas de pago seguras posibles en la red, ofrece una cuidada y extensa selección de juegos de mesa que no siempre es fácil encontrar en tiendas, para que no tengáis que moveros de casa si queréis hacer un regalo original y diferente, o simplemente si os gusta tener en casa juegos de mesa con los que animar esos encuentros con vuestros amigos o vuestra familia. 

Juegos para todas las edades, perfectamente organizados según la duración, la dificultad, el espacio necesario para desplegar el juego, o el nivel de dificultad del mismo. Para que elijáis el que elijáis, siempre sea un acierto. El blog es el complemento perfecto para la tienda. En él podéis encontrar entradas específicas para cada juego, donde se explica con todo detalle en qué consiste, cómo se juega, y algunas curiosidades y anécdotas sobre el juego.

Jugamos Una es mucho más que una tienda. Es una filosofía de vida. Una apuesta por la amistad, por rescatar el ocio de siempre en torno a una mesa, rodeados de gente cercana y querida, sin prisas, sin tecnología, sin agobios. ¿A qué esperas para jugar una?

PD: si quieres estar al tanto de todas sus novedades en tiempo real, sígueles en Twitter.

7/25/2013

Siete años de Ventanuco

Mucho tiempo y muchas cosas han pasado desde julio de 2006. Un año en el que ETA todavía daba por culo, y en el que la gripe aviar apareció de repente, amenazando con ser la peste del siglo XXI. Harry Potter era aún un niño que no había alcanzado el final de la saga, y aquí, para no faltar a la costumbre, se reformaba de nuevo la Ley de Educación, mientras un Barça histórico conseguía su segunda Champions y la selección de baloncesto su primer Mundial.
 
Todavía creíamos, todavía soñábamos. Y de esos sueños y esa ilusión se llenó la red. Cientos, miles de blogs surgiendo y consolidándose por todas partes. Toda una generación de pioneros atolondrados que transformaron para siempre la forma de comunicarse globalmente. Con Facebook en pañales accesible sólo a algunos usuarios, y Twitter a un año de ver la luz, casi todo se cocía en los blogs y entre los blogs. En las comunidades de usuarios, en los grupos de comentarios, entre nosotros. Y siquiera por eso, por esa nueva forma global de entender la comunicación que surgió de entonces, y que a día de hoy tal vez sea la última esperanza para resistir contra viento y marea, estoy seguro de que mereció la pena. 

La vida, el tiempo, las costumbres. Todo cambia y te cambia. Huelga decir que cada día escribo menos, que cada día escribimos menos todos en general. Pero seguimos con las ventanas abiertas. Con la guardia alerta. Despiertos...

Gracias a todos por estar ahí. Por seguir ahí a pesar de que apenas os presto atención en estos últimos años. Un gustazo haber formado parte de esta experiencia. De esta aventura colectiva. Gracias de corazón.



7/08/2013

Aclaración pública

A día de hoy, he recibido un correo de Don Daniel Vicente Carrillo respecto a una entrada publicada aquí y en el Ventanuco Bits que enlazaba a otro blog en el que se, según me cuenta, vertían contenidos difamatorios contra su persona. En este sentido me pide que lo aclare y me disculpe. Aquellas entradas ya no están accesibles, puesto que las borré en su momento. No obstante, la política de este blog nunca ha sido ofender a nadie, desde luego nunca de forma directa,  pero  tampoco enlazando contenido ofensivo si las partes aludidas así lo entienden. Siendo así, no tengo inconveniente en pedir disculpas a Don Daniel Vicente Carrillo si en su momento (2006) enlacé contenido difamatorio contra él (no dispongo a día de día de hoy de esos enlaces). Añadir que dicho contenido ha sido eliminado a petición del ofendido, y que Don Daniel Vicente Carrillo me ha brindado en 2013 su perdón a cambio de estas disculpas públicas. Y que ha empeñado su palabra en no ejercer acciones legales de ninguna clase contra mí si obraba según sus deseos.
Ni que decir tiene que lamento los perjuicios ocasionados y me abstendré de promover su difamación en lo sucesivo. Nunca ha sido la intención del Ventanuco ni de su autor difamar a nadie.

11/08/2012

De lo humano y lo divino

Se equivoca de nuevo la Iglesia arremetiendo contra personas de forma gruesa y genérica, no por su bondad o su maldad intrínseca, sino por su mera pertenencia a un colectivo. Se equivoca, y evoca en su error el eco de otros errores históricos, dramáticos. Errores, justo es reconocerlo, felizmente superados, o casi. Etiquetar al otro y señalarlo -tanto da que el otro fuera el judío, el científico, o el musulmán-, lejos de cimentar los principios fundamentales del cristianismo, condujo siempre a la oscuridad y al desastre. Porque nada hay más contrario al amor por el prójimo que no mirar al prójimo. Que no estimarlo por lo que es en sí mismo, en lo profundo, sino por su mera externalidad.

Así, cuando el señor Camino señala hoy que los niños tienen derecho a tener padre y madre con independencia de los tribunales, lo hace no tanto con la vista puesta en el derecho de los niños, sino en el no derecho de según que padres. Y se equivoca. Se equivoca porque la mera frase es en sí misma contradictoria en sus términos: no se puede apelar a un derecho con independencia de la justicia, porque la justicia es en último término quien garantiza el derecho. Pero se equivoca además porque confunde el mismo concepto de derecho. Tanto da que hablemos de justicia humana o de justicia divina, un derecho, señor Camino, es la garantía de un bien. Nada más. Y nada menos.

La salud es un derecho. El amor es un derecho. La vida es un derecho. Porque quien tiene vida, quien disfruta de la plenitud de su salud, quien es amado, disfruta en los tres casos de un bien. Un bien absoluto, en cualquier caso en que se de, para cualquier persona. 

Pero la mera filiación respecto de un padre y una madre, señor Camino, por sí misma, no garantiza ningún bien. Y si no garantiza ningún bien, podrá ser en todo caso una preferencia suya -respetable como cualquier otra-, pero en ningún caso un derecho. No hace falta hurgar mucho en la historia ni en las hemerotecas para descubrir la trampa: niños con padre y madre desatendidos, ultrajados, explotados, abandonados, violentados, utilizados como arma arrojadiza entre las partes, asesinados incluso por ese padre, por esa madre, o por ambos. Cientos de miles cada año, desde el principio de los tiempos, por todas partes.

Los niños, señor  Camino, tienen derecho a ser amados. A ser cuidados. A ser queridos. Y lo tienen con independencia de cuál sea la fuente de esos bienes. Y las personas, señor Camino, tienen derecho a ser respetadas por su mera condición de ser personas. Sin distinción y sin prejuicios.

Y contra esos prejuicios, la receta es un principio con el que siempre estuve de acuerdo. Uno que usted, precisamente usted, debería conocer muy bien: No juzguéis y no seréis juzgados.