Lo más visto esta semana...

24 de enero de 2012

Un día cualquiera...

...en un periódico cualquiera. Martes, 24 de enero de 2012. Siglo XXI. Un juez se enfrenta a 20 años de inhabilitación por perseguir el crimen de estado durante 20 años. El crimen organizado, el crimen oscuro y siniestro al que no llega nunca ninguna vara de la justicia. A esa misma hora, los banquillos se llenan de políticos imputados por una ristra de escándalos impunes y de saqueos de fondos públicos. Desmanes sin fin que terminaremos pagando los de siempre. Como siempre. 
Un día cualquiera, las leyes se convierten en plastelina moldeable al servicio de no se sabe bien qué intereses. El horizonte se nubla. Seguimos en silencio. Lo preguntaba Freddie Mercury hace ya muchos años en una canción memorable:





Si Freddie, sí. Lo es...

5 de enero de 2012

Queridos Reyes Magos...

...dadle una vuelta a todo. Repensadlo. Lo estáis haciendo fatal coño. Dejad de venir a última hora, el último día, dejando que el gordo del trineo se os adelante un año más, y van ya cuatrocientos. No condenéis a millones de niños a enloquecer a sus padres en unas vacaciones interminables sin un triste juguete con que pasar las horas. Ni condenéis a los padres a retornar al trabajo con la casa llena de mierda, de papeles, de envoltorios... 

Y si tenéis que cabalgar, hacerlo de día coño, a pleno sol, en una fiesta de luces y sonrisas. No me tengáis a esas criaturas vuestras, tan queridas, ateridas de frío en las aceras, atónitas y espantadas por la voracidad de las viejas pillacaramelos, entre piernas y ruidos.

A poder ser, traed más envoltorios y menos artefactos inútiles. Más cajas de cartón, más cosas de madera. Más cuentos. Si hay que estudiar cómo se usa un juguete, no es un juguete. Punto. 

Cambiad de proovedores también. Huid de esos sádicos tarados que llenan los juguetes de tornillos, cuerdas, bridas... que los atan a las cajas como ánimas condenadas al infierno. Huid de esas mierdas llenas de piezas, diagramas, instrucciones y horas de montaje. Los niños por encima de todo y antes de nada quieren reír con sus padres. Jugar con sus padres. Ningún niño merece un padre cabreado y jodido que lleva dos horas cagándose en su puta madre intentando armar no sé qué mierda tirado por el suelo. No ese día. Ni ningún otro.

Traed ilusión, humor, tranquilidad... Cosas sencillas, pero imprescindibles. Las cosas que no tienen forma despiertan la imaginación. Las cosas acabadas hasta el último detalle, la contemplación. Pensad que una de vuestras misiones es crear una generación de ciudadanos imaginativos. Ya somos demasiados los dedicados a contemplar y callar...

Queridos Reyes Magos. Dadle una vuelta a todo. Bajad de los tronos y mezclaros con los niños. Abrazadlos. Jugad al pilla pilla. Bailad. Descolocadlos. Asombradlos. Haced vuestro trabajo.

Insisto gordinflones: lo estáis haciendo fatal...