Lo más visto esta semana...

31 de enero de 2007

¿Por qué no podemos hacernos cosquillas?

Si pruebas a hacerte cosquillas, incluso si eres de aquellos que no puede resistir que una mano se le acerque sin empezar a convulsionarse muerto de risa, habrás notado que no es posible hacerse consquillas a uno mismo. Según desvela ScientificAmerican.com, Sarah-Jayne Blakemore, investigadora del Instituto de Neurología Cognoscitiva de la Universidad de Londres, ha encontrado la respuesta a este enigma. Sarah-Jayne ha conseguido demostrar que el cerebelo es capaz de predecir sensaciones cuando son causadas por el movimiento propio, pero no puede hacerlo cuando lo hace algún otro. De esta forma, si intentas hacerte cosquillas, el cerebelo predice la sensación que se va a producir, y utiliza esa predicción para bloquear la respuesta del cerebro a las cosquillas.

5 comentarios:

  1. Vaya, qué curioso este tema, nunca me había parado a pensar que yo mismo no me hago muchas cosquillas, porque yo soy bastante sensible a las cosquillas, pero es verdad que uno mismo, no se hace mucho.

    ResponderEliminar
  2. Es increíble lo que estamos descubriendo del cerebro...y lo que nos queda. Me estoy leyendo el libro de Punset "El alma está en el cerebro", y lo cierto es que aprendes a entender y racionalizar muchas cosas que tenías asumidas de otra forma distinta. Es realmente apasionante.

    ResponderEliminar
  3. ¿Verdad que es curioso Ulyses? Casi nunca nos paramos a pensar en esas cosas tan sencillas, pero que tienen detrás multitud de funciones complejas.

    Tomo nota Merce, y pongo el libro en la lista para leerlo en cuanto pueda. El cerebro, como han dicho varios autores, es la última frontera. Como tú dices, es apasionante. El título es muy acertado, y recuerda la afirmación de BF Skinner en Walden Dos: todo es cuerpo: pensamos con el cuerpo.

    ResponderEliminar
  4. muy comico esto!

    Las manos extrañas como que lo hacen mejor, y mas cuando no se espera nada.

    ResponderEliminar
  5. SEguramente el cerebro esta acostumbrado a los roces de nuestro propio cuerpo, no nada de extrañar esto,

    ResponderEliminar