Lo más visto esta semana...

24 de febrero de 2007

Cómo se fraguaron los felices años veinte

Para mí que todo empezó con este anuncio, de 1910:


foto de wikipedia

9 comentarios:

  1. Mi padre tenía un aparato que era una cinta que te la ponías a la cintura, y vibraba, pero era como un aparato de esos para correr (cinta estática). Te ponías la banda en el culete, y hala, a darle al vibrator.

    Se supone que era para quemar la grasa o algo así.

    Es que viendo lo de la silla vibradora de la imagen, me he acordado.

    Se ve que conferían a las vibraciones, extrañas propiedades medicinales o algo así, jaja.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:31 p. m.

    Cuando era chica, le encontramos a un tío en su mesita de noche un vibrador 'de los de antes', y él decía que era para darse masajes en los hombros y desestrarse! ;-)

    Bibiana

    ResponderEliminar
  3. Eso era una especie de cardador de pelo ¿verdad? En las principales capitales de África es muy frecuente encontrar alisadores de pelo eléctricos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. El movimiento siempre tonifica Ulyses. Ya conoces la frase dar buenas vibraciones

    Pues no sé dónde se los daría Bibiana, pero desestresarse, seguro que se desestresaba...

    Aquí también los hay Goathemala. Lo malo de esos chismes es que queman el pelo. También hay chicas que usan la plancha (la de la ropa) para alisarse el pelo.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. está claro que los vibradores sirven para todo menos para lo que se usan en realidad ;)

    ResponderEliminar
  6. Sin ir más lejos, Macgiver siempre llevaba uno encima Marta: Por lo que pudiera pasar...

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Sin ir más lejos, Macgiver siempre llevaba uno encima Marta: Por lo que pudiera pasar...

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Los vibradores si que fueron acogidos con una sonrisa en la cara.


    Gracioso eso de la silla vibradora.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. El caso es que los inventores de los actuales vibradores fueron los medicos, cansados de tener que masturbar manualmente a las mujeres que sufrian la llamada por aquel entonces histeria femenina. Curiosos orígenes de uno los juguetes eróticos más utilizados en la actualidad.

    ResponderEliminar