2 de febrero de 2007

Si sabemos que Bush no es los Estados Unidos; ¿por qué pensamos que Ahmadenjad es Irán?

La respuesta a esta pregunta es tan sencilla como estremecedora. La posibilidad -siquiera hipotética- de bombardear y matar cientos de miles de seres humanos como nosotros es espantosa. Destruir al demonio, sin embargo, es algo bien distinto. Por eso, a lo largo de la historia de las guerras, tan importante como establecer quién era el enemigo, fue convertir al enemigo en un monstruo. La imagen que nos venden los medios occidentales del mundo islámico en general, y de Irán en particular, es el de un páramo desértico habitado por seres ruines que se maltratan los unos a los otros, y conspiran a cada paso con destruirnos. El proceso es simple: basta con seleccionar esas imágenes, amplificarlas, y eliminar todas las demás. Una vez conseguido, la opinión pública está lista para presenciar la guerra televisada como un espectáculo más. Se podría hacer con cualquier país. De hecho, allí lo hacen también respecto de occidente. Pero a uno y otro lado, más allá de la vileza de muchos de nuestros líderes, están los seres humanos. En Irán, como en cualquier otra parte,



Las mujeres quedan a tomar café.....





...los jóvenes imitan el aspecto de actores y cantantes





y celebran la victoria de sus equipos de fútbol...




...la gente va de compras




viaja en metro....





...las más osadas se atreven con los rallies






y por supuesto todos, alguna que otra vez, compran en Zara.



No estaría de más que recordemos todo esto si alguna vez, en los próximos meses o años, alguien trata de convencernos para volver a destruir al diablo. Por cierto, este otro punto de vista sobre Irán está sacado de un foro católico, desde luego no uno de la COPE. Porque, justo es reconocerlo, tampoco el discurso de todos los católicos equivale al de Losantos. Las imágenes, junto a otras muchas igual de reveladoras, están en esta web.

10 comentarios:

  1. Manipulaciónnnn, manipulaciónnn, todo el mundo sabe que irán es un país donde los hombres llevan un kalasnikov para matar yankees al hombro y las mujeres visten el burka. ¿o eso es en otro país? Si es que parecen todos iguales, leñe.

    Muy buen post, Úbeda. Creo que en realidad, donde son más diferentes a nuestro modo de vida occidental son en aquellos países a los que tratamos como aliados: arabia saudí, etc. Y ni tanto.

    ResponderEliminar
  2. Pues por la maldita generalización que hoy en día se practica tanto. Igual que pasa con el Islam. Existe un Islam progresista, pero ese no interesa en los medios porque pone en evidencia muchos tópicos fáciles de la derecha reaccionaria.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Javier. Esa es la jugada: que parezcan todos iguales. Lo cierto es que podrían seleccionarse unas cuantas imágenes de cualquier país del mundo -incluido el nuestro- que aisladas de todo contexto y presentadas como realidad única, servirían para espantar a cualquiera.

    Exacto Merce, generalizar es anular al individuo y convertirlo en la parte de un todo. Luego todo es más fácil.

    ResponderEliminar
  4. Cantidad de compañeros de clase iraníes tengo aquí, en Suecia. Todos encantadores y muy occidentales; no se diferencian mucho, por ejemplo, de los turcos, que son estupendos. Todos, por cierto, en contra del presidente actual, y anhelando un cambio. Pero propio, no vía bombas.
    Salud

    ResponderEliminar
  5. Esa es la cuestión: una cosa es el presidente, y otra los ciudadanos que le padecen, allí, aquí, y en cualquier parte. Muy interesante tu aportación Antón.

    ResponderEliminar
  6. bueno, ojala que los tontos del senado se tapen los oidos!

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Al hilo de eso que comentas de Losantos creo haber escuchado que él mismo se declara no creyente. Era de esperar con todo lo que sale de su boca (y de su mente).

    Y sí, Irán es mucho más que el integrismo islámico y la Sharia.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Que Losantos no cree en nada no es ninguna novedad Sincronie... Sólo hace falta que sus fieles se den cuenta de una vez.

    Pues sí Baakanit, esperemos que el senado cierre de una vez el grifo...

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  9. En parte tienes razón, pero la mayoría de los norteamericanos que votan lo hacen a favor de Bush, y la mayoría de iraníes por Ahmadineyad. No es exacto, cierto, pero lo que empieza a ser precoupante es esta propensión a creer que la generalidad de la ciudadanía nunca es reponsable de nada. Conviene matizar y relativizar.

    ResponderEliminar
  10. ¡Bienvenido Felix!

    Es cierto: los ciudadanos tenemos cierto grado de responsabilidad en relación al sentido de nuestro voto.
    Por otro lado, existe una enorme distancia entre las razones que impulsan a un ciudadano a votar, los programas electorales, y las decisiones reales que después toman los líderes políticos. Cuando la distancia se hace máxima, los ciudadanos tienen la oportunidad, dentro de los plazos que marcan las leyes electorales, de sustituir al gobierno: el PP perdió las últimas elecciones por ese motivo.
    Pero en los periodos legislativos, a menos que estuviéramos todo el santo día tomando la Bastilla,-lo que sería catastrófico- la disonancia entre la voluntad popular y la acción del gobierno existe. Un buen ejemplo fue el apoyo español a la guerra de Irak: no parece probable que los votantes que convirtieron a Aznar en presidente en el 2000 tuvieran previsto lo que ocurriría posteriormente en la cumbre de las Azores de 2003. El asunto, desde luego, es bastante complejo.

    En cualquier caso, mi intención en el post se limitaba a señalar cómo con frecuencia distorsionamos -los unos y los otros- hasta extremos grotescos la imagen de otros pueblos y culturas para facilitar la confrontación; o como tú dices en la cabecera de im-pulso (estupendo blog, por cierto), satanizar, endiosar y creer es más cómodo y rentable que analizar, contextualizar,y dudar.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar