Lo más visto esta semana...

2 de marzo de 2007

100 millones de niñas asesinadas

Ser mujer, en medio mundo, sigue siendo un pecado mortal. Un informe de la ONU cifra en 100 millones el número de niñas muertas en el mundo como consecuencia del aborto selectivo o el infanticidio. China, India, Paquistán, Bangladesh, Taiwan, Coreo del Sur, Indonesia, Vietnam, Acerbayán, Georgia, o Armenia, encabezan la lista negra de lugares en los que se practica esta ignominia. La creencia en la mayor valía del varón, las leyes hereditarias discriminatorias, o la estúpida costumbre de la dote, que puede llegar a arruinar por completo a una familia, son algunas de las razones que se esconden detrás de este permanente genocidio.

Todos los derechos dependen del primero de todos:
el derecho a nacer
.

Más información, en hispavista.

7 comentarios:

  1. Yo estoy a favor del aborto, por muchísimas razones.

    Pero lo que siempre me ha parecido una barbaridad es que se utilice de esta manera. Hace ya tiempo en la URSS se utilizaba como método "anticonceptivo", que ya me dirás, porque no es anticonceptivo... En la India llegaron a prohibir las ecografías porque cuando veían que venía una niña abortaban... Y en china, pues más de lo mismo.

    El problema proviene de la cultura en la que se mueven. Y es ahí donde se ha de mover pieza. En china el establecimiento del hijo único y sus costumbres han hecho que ahora mismo ya exista toda una generación de hombres que no tiene pareja y ha de salir fuera a buscarla. En la India la dichosa dote hace que familias pobres no sólo aborten selectivamente, sino que en caso de nacer niñas las maten mediante la ingesta de arroz crudo en la comida y métodos así..

    Con lo fácil que es cambiar según qué tradiciones!!! De hecho en China muchos padres han visto como no les ha servido de nada tener un hijo varón, porque en su vejez se han encontrado solos y no recogidos por ellos como manda la tradición..

    En fin... supongo que todas estas cosas requiren su tiempo y su espacio, pero a veces las cosas van tan lentas...

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Yo no sé si es tan fácil cambiar las tradiciones Sònia. Pero en algunos casos, es urgente que se haga...

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. El problema en China es aún más macabro.
    En el campo no se aborta y las niñas, sencillamente, no se declaran, no se censan.
    Ello las convierte en unas "no ciudadanas" perfectas para cualquier tipo de explotación.

    ResponderEliminar
  4. Joder Bernardo. Sólo pensarlo pone los pelos de punta...

    ResponderEliminar
  5. Pues sí... como escarpias.

    Es más de lo mismo, lo mires por donde lo mires las mujeres siemrpe son botín de guerra... mecagoentoloquesemenea!

    ResponderEliminar
  6. Pues sí Sònia, es lamentable, pero muy cierto.

    ResponderEliminar
  7. Si, Sonia, salvo cuando se emplean para trabajar, entonces pasan de ser botín a convertirse en máquinas.
    Hace un mes dieron un reportaje en la televisión catalana -de esos que nunca aparecerán en prime time- sobre las condiciones de vida de adolescentes chinas trasladadas del campo a la ciudad para trabajar el textil. El régimen era de semi-esclavtud y, para más inri, el empresario -un exjefe de policía reconvertido en emprendedor- solo les pagaba cuando él cobraba el pedido.
    Una de las chicas, de no más de 15 años, se decidió a escribir una carta dirigida al futuro comprador de los pantalones que cosía, escondiéndola en el bolsillo. Amén de saludarlo y desear que la prenda le gustara -muy chino- describía los sinsabores de su trabajo.
    La verdad, ponía la piel de gallina. Si algún día compráis un artículo chino y encontráis en él un trocito de papel escrito, no lo tiréis. Intentad que os lo traduzcan.

    ResponderEliminar