Lo más visto esta semana...

9 de abril de 2007

Intervida: absolutamente impresentable

Según cuenta hoy el País, Intervida asignó el mismo niño a dos padrinos en más de 300 casos.

...Carlos decidió convertirse en padrino y le asignaron a Juan... Pero abandonó la Fundación Privada Intervida a los pocos años ante una desagradable sorpresa: "Me enviaron dos años seguidos el mismo dibujo, repetido. ¿Cómo puede ser que el niño pinte exactamente lo mismo?
...Una amiga animó a Bakartxo a visitar una caravana de Intervida instalada en Pamplona. Le convencieron. El niño asignado, Juan. El mismo que Carlos creía apadrinar en solitario a escasos 100 kilómetros de allí. Bakartxo también sospechó por los dibujos: "Un año enviaba un dibujo bien hecho, y al año siguiente, cuatro rayajos. Eso no se entiende"

En mi opinión, atentar contra la buena fe, la esperanza, y la solidaridad, debería ser un agravante penal. Si estáis pensando en un apadrinamiento, o cualquier otra clase de ayuda, y la situación creada en torno a Intervida os hace dudar, echad un vistazo a FAMI, aquí no hay trampa ni cartón: pongo la mano en el fuego.

19 comentarios:

  1. La Sor Citroen8:26 p. m.

    Lo peor de todo esto es que al final van a pagar los justos (si es que los hay) por los pecadores...:(

    Saludos celestiales :)

    ResponderEliminar
  2. Yo tengo dos niñas apadrinadas en Comparte, y la experiencia con ellos es del todo transparente y positiva...

    Un saludo...

    ResponderEliminar
  3. Después de aconsejar a mi abuela hace años ahora he de decirle que cambie de ONG... ya me habían comentado estas duplicidades, pero como venían de boca de alguien bastante racista no le hice caso.
    Ahora mi abuela se dará de baja y supongo que iremos hacia la Fundación Vicente Ferrer...

    ResponderEliminar
  4. Vaya, siempre quedan dudas en la legalidad de ciertas ONGs, es algo vergonzoso.

    ResponderEliminar
  5. Pues anotado queda Delokos, gracias por la recomendación.

    Esa es otra opción interesante Sònia. La unimos a la lista.

    Ulyses, una ONG, es antes que nada una organización (curioso que pongan eso por delante), y las organizaciones están formadas por seres humanos: buenos y malos.

    ¡saludos!

    ResponderEliminar
  6. Hace días quería comentártelo Javier, porque gracias a una entrada tuya en la que hablabas de esta ONG y un concurso de slogan para sus próximas campañas, participé con una frase. Y estuvo bueno, me escribieron y llamaron para preguntarme bien los datos y felicitarme porque había quedado entre los 5 finalistas (no ganador). Y punto.

    A partir de ahí, he sufrido un acoso constante de teleoperadoras que quieren hacerme amadrinar. Insisten al mejor estilo de Telefónica y todas estas empresas marketineras. Así que un poco enojada por sus formas, opté por guardarme el número y no responder.

    En ese momento, comencé a pensar que tanto mercadeo no dejaba bien parada la imagen de la ONG. Y nada, visto lo visto, se nota que están encarándolo más como una empresa, que como una organización con fines humanitarios.

    Me extendí, perdón, un beso.

    ResponderEliminar
  7. Todas las ONG de solera gastan grandes presupuestos en captación de fondos. De ello viven. Sin citar nombres, algunas de estas organizaciones tienen capacidad de lanzar más de un millón de mailings en una sola campaña. Hablo solo de España. Y eso, por sí solo, no es criticable.
    Lo único que me preocupa del caso de Intervida -contra los que he cargado muy duro- es que se está mezclando elcfeo asunto de su financiación, con las tácticas que emplea para captar clientes. Y éstas últimas son, con más o menos variaciones, muy similares en todas las ONG.
    Incluído elcoñazo del telemarketing.

    ResponderEliminar
  8. Estoy de acuerdo Bibiana; yo creo que una ONG no puede enfocarse como una empresa cualquiera. Aunque es perfectamente lícito, es un error que lejos de sensibilizar consigue lo contrario, al convertir en un producto de consumo como cualquier otro temas tan delicados como el apadrinamiento o la acción social internacional. Lo comentábamos hace tiempo en tu blog a propósito de las tarjetas que se colocan en los supermercados.
    Yo creo que cuando una ONG utiliza las estrategias más agresivas de las economías occidentales, queda deslegitimada desde un punto de vista moral para denunciar los efectos devastadores que esas mismas economías tienen en el resto del mundo.


    Yo no tengo tan claro que no sea criticable Bernardo. Es cierto que captar clientes es legítimo, pero creo que cuando se hace a saco, se pierde de vista que la naturaleza de una organización humanitaria ha de ser necesariamente distinta a la de una empresa comercial.
    Con todo, acepto que las ONGs forman parte del sistema y tienen que adaptarse a sus métodos. No es eso lo que me ha indignado de la noticia del país. El dato más significativo para mí es que se envíe el mismo dibujo en dos ocasiones o que se asigne el mismo apadrinamiento a personas distintas bajo la apariencia de apadrinamientos únicos. Esos casos, salvo error, serían engaños deliberados, y eso sí es perder completamente el norte, porque destruye el principio de confianza: ¿cómo se puede confiar en la bondad de los proyectos de una institución que te engaña?

    ¡saludos!

    ResponderEliminar
  9. Por una vez y sin que sirva de precedente no puedo estar de acuerdo contigo, Javier. :)

    Un ONG necesita campañas de sensibilización para captar fondos. Es parte capital en su sistema de financiación, junto a las subvenciones -y hablo solo de ONG honestas-.

    El problema es que hay campañas que funcionan y campañas que no. Derterminados mensajes sensabilizan a la población y otros - o los mismos, pero vestidos de otra forma- ofrecen peores resultados. La culpa no es del emisor, sin del receptor, que tiende a responder de forma diferente ate determinados estímulos.

    Conozco bastante bien este espinoso mundo. Y como creo que puedo aportar parte de mi experiencia, escribiré en breve sobre el asunto. Te aseguro que leerás cosas sorprendentes -si es que algo puede sorprender ya-.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Lo siento, no estoy de acuerdo Bernardo.

    Tal vez el punto que nos sensibiliza más como receptores, es percibir al emisor como un medio humitario, nada semejante a una empresa, yo no quiero ser tratada como consumista en estos casos.

    Porque se desvirtúa el mensaje, yo no estoy comprando una cocacola, y muchísimo menos un Niño.
    Estoy, por intermedio de esta ONG, intentando ayudar a Personas, y el trato y la publicidad, debe ser infinitamente diferente que el de una compañía de telefonía.

    Para mí, se equivocan en este tipo de campañas.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  11. El tema es espinoso, desde luego. En el fondo, parece una versión más de la vieja pregunta: ¿el fin justifica los medios?..

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  12. Vmartínez11:37 a. m.

    El tema no está en los métodos de publicidad y captación de socios, sino en las acusaciones de desvío de fondos. Curiosamente de eso se ha dejado de hablar en la prensa. Yo espero que alguien diga pronto algo concreto y se aclare un asunto que empaña a las ongs. Las formas en que cada uno trabaje pueden ser discutibles o no, pero no son una estafa y un delito.

    ResponderEliminar
  13. ¡Bienvenid@ Vmartínez!

    Antes o después se aclarará qué ha pasado con el desvío de fondos. Desde luego, cuanto antes se aclare mejor: lo cierto es que este asunto está haciendo mucho daño a los proyectos de cooperación en general, quebrando la confianza de la gente en estas instituciones. Tienes razón en que las formas no son un delito, pero tampoco está de más cuidarlas en según qué negocios...

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  14. Victoria6:52 p. m.

    De acuerdo en que hay que cuidar los métodos. Supongo que no hay formnulas mágicas, sino distintos tipos de proyectos y lo importante es que la sociedad conozca bien cada uno de ellos y elija. Respecto a Intervida, estoy sorprendida por la ausencia de novedades. Bueno, por la ausencia y por las últimas noticias sobre el tema en El Mundo, que contradicen lo publicado al principio. Y hablando de modelos, el día 2 salía una entrevista con el fundador de Intervida que explizaba su modelo de organización y creía que en el fondo de las acusaciones estaba ese tipo de modelo. ¿Sería posible que hubiese algo de verdad y estemos asistiendo a una especie de ajuste de cuentas entre entidades solidarias?

    ResponderEliminar
  15. No he visto la entrevista. Intentaré localizarla por ahí. Sería muy triste que las ongs anduvieran enzarzadas en una guerra cuando se supone que persiguen intereses comunes. Pero todo puede ser...

    PD: Perdona que tarde en contestar, ando muy liado esta semana..

    ¡Un saludo Victoria!

    ResponderEliminar
  16. Anónimo10:35 p. m.

    Lo de Intervida huele muy mal, los ex directivos llevan un nivel de vida de grandes lujos, muy raro...

    ResponderEliminar
  17. Hola Anónimo;

    Yo no conozco a los directivos de intervida. En principio, vivir bien no es ningún delito, y no es infrecuente que gente con una elevada posición se haga cargo de la gestión de fundaciones, etc...
    Sí es verdad que resulta chocante la asociación entre la opulencia, el lujo, y la gestión de estos proyectos.

    ¡saludos!

    ResponderEliminar
  18. Ricardo7:50 p. m.

    ¿De qué estamos hablando? ¿De como se gasta el dinero una ong, de como funciona, de como son sus anuncios o de como viven sus directivos?. No es un asunto de los pobres colaboradores de aquí que puedan sentirse desilusionados. Es algo que afecta a la gente a la ayuda esta ong, y con tanta sospecha gratuita y comentario intencionado corremos el riesgo de juzgar un trabajo que no conocemos...y perjudicarlo. ¿Qué es eso de que huele raro?. Un poco de sentido común, que no es juego, o por lo menos así pensamos los que alguna vez hemos estado trabajando en un país en desarrollo.

    ResponderEliminar
  19. Pues en el post estamos hablando de la posibilidad de que se enviara el mismo dibujo varias veces haciéndolo pasar por uno nuevo, o de que se asignara el mismo apadrinamiento a varias personas distintas asegurándolas que se trataba de un apadrinamiento único.
    Claro que es un asunto de que los colaboradores se sientan desilusionados Ricardo: es su ilusión la que mueve vuestros proyectos.
    Tienes razón en que lo que ocurre afecta a la gente a la que ayuda esa ONG; razón de más para que se comporten con dignidad y sin malas artes. No matemos al mensajero: la culpa de que lo que haga o deje de hacer la institución es de la institución, no de sus colaboradores.
    Yo creo que, precisamente porque no es un juego, las ONG deberían tener especial cuidado con estas cosas.
    La idea de que todo el bien que se hace justifica estas pifias no sólo es errónea: además es peligrosa, porque en definitiva se trata de la vieja cantinela de que el fin justifica los medios. Pero la lista de desastres, despropósitos, y barbaridades que la humanidad hizo a lo largo de su historia bajo esa divisa no cabría en este post...

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar