Lo más visto esta semana...

5 de abril de 2007

Las cinco carreteras y rutas más peligrosas del mundo

La carretera de la muerte está en Bolivia, y tiene el dudoso honor de ser la más peligrosa del mundo. Discurre entre la Paz y Coroico, en la cordillera de los Andes. Tiene una altitud media de 3.600 metros, y en algunas curvas se asoma a precipicios de más de 800 metros. Entre cien y doscientas personas mueren cada año en estos setenta kilómetros de carretera:




Pero existen otras más en el mundo. En linkinn.com tenéis unas cuantas más, además de otras fotos de la carretera de la muerte.

4 comentarios:

  1. Yo he alucinado viendo a los chinos "pegados" a la pared, cogidos a unas cadenas en medio de una montaña altísima... ¡Están como una cabra!

    ResponderEliminar
  2. Desde luego Merce: algún tablón parecía llevar ahí desde los tiempos de Confucio.
    Hay que reconocer que le echan valor al asunto...

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Es increible, las fotos más sorprendentes son las que salen dos coches o camiones cruzandose en el mismo momento. Y por supuesto, las que hay en China que se tienen que agarrar a las cadenas. Me maravilla ver cómo el hombre parece no tener barreras, y lejos de contentarse de vivir en sitios llanos, se las inventa para no tener límites.

    Yo recuerdo de pequeño que iba acompañanando a mi padre con el camión, que él era transportista, y en Torremanzanas (creo que es una ciudad o pueblo de Alicante), habían unas carreteras muy parecidas a estas, que eran de 1 carril y tenían desfiladero. Recuerdo que ibamos con mucho miedo por si se desprendía la carretera, que era de tierra, eso no estaba ni asfaltado ni "naa".

    ResponderEliminar
  4. Sí es verdad Ulyses, las carreteras de España han dado un cambiazo tremendo en los últimos cuarenta años. Alguna de las de antes no tenía nada que envidiar a las de la foto, desde luego. Eso que cuentas me recuerda la subida a los lagos de Covadonga: si habéis andado por allí ahora con la carretera nueva, imaginad como era antes....
    No me extraña que no lo conquistaran.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar