Lo más visto esta semana...

11 de junio de 2007

La dieta de la cerveza: pierde peso tomando cañas

Tras unas semanas de publicaciones irregulares, pocos paseos por la blogosfera, y muchas telarañas en el Ventanuco, vuelvo a publicar con más regularidad (espero), y no se me ocurre mejor manera de retomar la tarea que difundir esta maravilla que me manda por mail mi cuñado. Atentos, Copio y pego el PDF:

Por las leyes de la Termodinámica, todos sabemos que una caloría es la energía necesaria para pasar 1 gr. de agua, de 21,5º a 22,5º C.
No es necesario ser ningún genio para calcular que si el hombre toma una copa de agua helada (200 ml o 200 g), aproximadamente a 0º, necesita 200 Calorías para ponerla a 1º. Para que haya un equilibrio térmico con la temperatura corporal, será necesarias unas 7.400 calorías para que estos 200 grs. de agua, alcancen los 37º de la temperatura corporal (200 g x 37ºC). Y para mantener esta temperatura, el cuerpo usa la única fuente de energía disponible: LA GORDURA CORPORAL. O sea, que precisa quemar grasas para mantener la temperatura estable. La Termodinámica, no nos deja mentir sobre esta deducción.
Así, si una persona bebe una pinta de cerveza (aproximadamente 500 cc) a la temperatura de 0º, pierde aproximadamente 17.500 Calorías (500 g x 37ºC). Ahora bien, no vamos a despreciar las calorías que tiene la pinta de cerveza, que son aproximadamente 1000 calorías para los 500 grs. Si se restan estas calorías, tendremos que una persona pierde aproximadamente 16.500 Calorías por la ingesta de una pinta de cerveza helada. Obviamente, cuanto más helada esté la cerveza, mayor será la pérdida de calorías.
Como debe estar claro para todos, esto es mucho más efectivo que, por ejemplo, andar en bicicleta o correr, con lo que solo se quemarían unas 1.000 calorías por hora. Así pues, adelgazar es terriblemente sencillo. Basta con beber cerveza bien helada, en grandes cantidades, y dejemos a la termodinámica hacer el resto.

El texto, así de entrada parece, más tramposo que ortodoxo, pero no seré yo quien rebata la teoría: toda nueva idea necesita el apoyo de hombres y mujeres valientes que se decidan a experimentar y comprobar los resultados antes de desecharla.

Propongo una intensa, exhaustiva, y generalizada experimentación por parte de todos durante este verano... ¡Salud!

5 comentarios:

  1. Jajaja yo tampoco estaría por rebatir la teoría, pero:
    - En el lenguaje ordinario se confunden cal y kcal. La pinta de cerveza no tendría 1000 cal, sino 1000 kcal, esto es, 1e6 cal.
    - El cuerpo me parece a mí que para entrar en calor no quema sus reservas. Más bien lo primero que hace es cerrar la sudoración y reducir la circulación sanguínea por la piel, que quizá, con alcohol incluido, aumente el metabolismo basal (de base), pero no demasiado.
    Pero mola.

    ResponderEliminar
  2. Buen intento, je, je..

    Pero no cuela...

    No es bueno echar cálculos después de tomarse una pinta de cerveza.. se confunden las magnitudes, je, je..

    Un saludo...

    ResponderEliminar
  3. No seas purista Antón... ¿qué más da Vallecas que Vallekas? jejeje
    Con la cantidad de veces que nos engañan para nada, como con la famosa baba de caracol, no vamos a dejar pasar esta oportunidad de ser engañados con una jarrita de cerveza ¿no?...


    jejej Pues seguro que ha sido eso Delokos, que han sacado la calculadora después de una intensa investigación, y claro, la tesis hecha unos zorros... Pero nosotros, hasta que no saquen un comunicado oficial con la errata, a hacernos los suecos... jejeje

    ¡A vuestra salud!

    ResponderEliminar
  4. A tales virtudes cabe añadir los evidentes efectos diuréticos, que obligan a expulsar de forma natural líquidos, con la consiguiente evacuación de toxinas.
    Por desgracia, no funciona en todo esto.
    La mejor prueba soy yo mismo. Según esta teoría debería estar al borde de la anorexia y sin embargo...

    ResponderEliminar
  5. ...es que esta aplicar esta dieta en España se enfrenta a un serio inconveniente Bernardo:

    ¡LAS TAPAS!

    jejeje

    ResponderEliminar