Lo más visto esta semana...

5 de septiembre de 2007

El despropósito del fundamentalismo, también en occidente

Estamos acostumbrados a tildar de fundamentalistas a determinados grupos de islamistas radicales, y por extensión a los árabes en general. Nos escandalizan algunas de sus prácticas y costumbres, ante las que ponemos el grito en el cielo, dándonos un cierto aire de superioridad. Pero el fundamentalismo es un fenómeno universal. Estas frases están extraídas de una página occidental, cristiana, y por más señas estadounidense, cuyo dominio está registrado en Arizona:
Aunque ella tiene poca experiencia con el sexo opuesto nos hemos cerciorado de que esté al corriente de todo lo que tiene que saber para ser una buena madre y esposa... (sobre Kyra, 14 años).

No le interesan los chicos de su edad porque son como críos, y busca un adulto para comenzar una vida en común (sobre Ashlee, 15 años).

Ha crecido sabiendo que su lugar en la vida es ser una buena madre y esposa, Dios la ha puesto en el mundo para servir a su marido (sobre Kimberly, 15 años).

Son descripciones que los padres hacen de estas niñas en Marry our Daughter, una página para aquellos que siguen la tradición bíblica de convenir el matrimonio de sus hijas. Las niñas aparecen sonrientes junto a la breve introducción que hacen sus padres y el bride price, una cantidad económica o dote que -aunque legal- da a la página un aspecto infame de servicio comercial de venta de niñas-esposas.

El servicio es legal, puesto que en Estados Unidos la edad para casarse con el consentimiento paterno está fijada en trece años, y el bride price es una práctica religiosa tradicional y protegida en virtud de la cual un hombre que desea casarse ofrece a la familia de la novia un presente, su trabajo, o dinero contante y sonante. Desde luego, la página se comenta sola. Y aunque cabe la posibildad de que sea un fake viral (de un tiempo a esta parte me encuentro cosas tan increíbles que todas me parecen virales) refleja un fenómeno real y presente en nuestra sociedad. A todos, occidentales y orientales, nos iría mucho mejor si recordáramos nuestras creencias:
Di la verdad aunque sea amarga. Di la verdad aún contra ti mismo. Mahoma.

Miráis la paja en el ojo ajeno, y no veis la viga en el propio. Jesucristo.

La vida sería mucho mejor si todo el mundo conociera aquello que dice venerar. No es la religión, es la ignorancia la que mata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario