Lo más visto esta semana...

1 de octubre de 2007

La evolución en directo...

A veces, tal vez cada cinco o diez mil años, un animal comienza a comportarse de una forma diferente. Si su cambio de conducta produce una ventaja decisiva en su capacidad de supervivencia, es posible que su clan sobreviva a los otros. Los genes que hicieron posible ese aprendizaje se multiplican entonces generación tras generación, produciendo la evolución de las especies. Casi siempre se trata de cambios muy pequeños, y unidades de tiempo muy grandes. Por eso es una verdadera maravilla poder presenciar en tiempo real uno de esos cambios:



Estos lobos de Alaska han aprendido de sus vecinos los osos a pescar salmones en un río. Una vez más, la naturaleza se abre camino...

5 comentarios:

  1. No divulgues mucho el vídeo, que como los perros del pirineo lo vean, nos vamos a quedar sin las poquitas truchas que hay.
    Ya existen cormoranes (nadan y vuelan muy bien, habitan en las costas y alguna vez se les halla tierra adentro) ¡¡ya se han afincado en el Pirineo Aragonés!!
    Las imágenes que nos muestras pueden ser preludio de un cambio en todos los lobos de Alaska, por quedarse sin comida.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Como dice unjubilado, da que pensar que los lobos tengan que llegar a pescar truchas... O_O

    ResponderEliminar
  3. La evolución quizá sucede tanto en genes como en memes, y los genes ya estaban ahí desde hace miles de años, generando la capacidad de aprender con la que un día su cultura adquirió el pescar.

    ResponderEliminar
  4. Y todavía hay gente que defiende el creacionismo, si más pruebas ya no se pueden ir dando.

    Estupendo vídeo, se ve muy contentos a los lobos, sobre todo parece bastante fácil para ellos conseguir la comida.

    ResponderEliminar
  5. Unjubilado:
    Yo he oído comentar también que algunas especies de aves africanas están ya instaladas en el sur de España. Desde luego, están pasando cosas muy raras...

    Pues sí da que pensar Rufo, sí. Estamos fritos...

    Muy cierto Antón, muy cierto.

    No sé yo si están contentos Ulyses. Su naturaleza me da a mí que les inclina a otras cosas...


    ¡Saludos!

    ResponderEliminar