Lo más visto esta semana...

10 de noviembre de 2008

El lavabo más triste del mundo

Somos sujetos, y por lo tanto subjetivos. Tendemos a proyectar lo que somos en las cosas que vemos. Nos encariñamos de unas viejas zapatillas de felpa, y nos cuesta desprendernos de objetos que no usamos nunca. Ese animismo nuestro tiene que ver con nuestra necesidad de creer más allá de los límites de la realidad misma, tiene que ver con nuestro pensamiento mágico. Con todo y con eso, hay ocasiones en las que cuesta creer que algunos objetos no tienen realmente sentimientos:


9 comentarios:

  1. Qué tristeza, !Por Dios! Contagia...

    ResponderEliminar
  2. Cuesta pensar que es un lavabo... ¿verdad Lys?

    ResponderEliminar
  3. M. Superiora9:50 p. m.

    A mi me recuerda al robot Wally :)

    ResponderEliminar
  4. Si que da pena si, ademas lo han dejado roto para no usarlo

    ResponderEliminar
  5. Debe estar tan triste es por lo mugroso que está, que pesar, que lo limpien :'(

    ResponderEliminar
  6. Tendría un mal día.
    :o)

    ResponderEliminar
  7. M.superiora: sí se da un aire sí..

    Carmncitta: pena penita penaaa jeje

    Chiste: pobre, encima eso..

    Todero: algo ganaría limpito, eso sí.

    Eulogío: mira, eso es reversible, estaría bien.

    SMS: pobrecito, sí.

    ¡saludos!

    ResponderEliminar