Lo más visto esta semana...

7 de noviembre de 2008

Heliópolis: porque me gusta escribir...

Hace tiempo que acaricio la idea de crear un blog en el que poder escribir. El Ventanuco me ha permitido recopilar infinidad de cosas curiosas que he ido encontrando en la red y crear una pequeña comunidad de la que me siento especialmente orgulloso. Pero el Ventanuco no es el sitio más adecuado para colgar escritos. Y a mí me gusta escribir. Por eso cuando conocí la nueva comunidad de bloggers que estaba creando Random House Mondadori -Me Gusta Escribir- pensé que era un buen sitio para comenzar esta nueva aventura. Un lugar en el que estar en contacto con otras personas que tienen ese mismo interés, y también una forma de forzarme a hacer algo diferente a lo que hago aquí; algo que además me apasiona desde siempre: escribir. La comunidad está comenzando, y no sé muy bien qué rumbo tomará. Pero aunque el sistema de publicación (wordpress en hosting ajeno) limita las posibilidades de diseño y modificación de las plantillas, es precisamente ese sentido de comunidad el que hizo que me decantara por este proyecto, en lugar de comenzar la aventura en un blog aislado. Y así ha nacido Heliópolis: la Ciudad del Sol, el lugar en el que una y otra vez renace el Ave Fenix. Todavía estoy dando los últimos retoques, pero ya podéis pasar. Estáis todos invitados...

5 comentarios:

  1. Me voy a dar una vuelta :)
    Buena idea

    ResponderEliminar
  2. Tienes en mí una fiel seguidora a aprtir de ahora de tu nuevo blog.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8:11 p. m.

    Baakanit:

    Me imagino lo incompleto y mudo que te sentías al no poder escribir esas cosas que te gustaría expresar que no se pueden plasmar por estos lados.

    A buena hora!

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Baakanit: Sí echaba de menos un espacio así, es cierto... ¡Muchas gracias!

    ResponderEliminar
  5. Zim: Muchas gracias, date las que quieras, será un placer que pases por aquí...

    Mèrce: Muchas gracias, contaba con ello... :)

    ResponderEliminar