Lo más visto esta semana...

12 de diciembre de 2011

Malditos cuentistas


Malditos cuentistas. Malditos. Por venderme un mundo maravilloso y perfecto lleno de tesoros, y ocultarme la mierda. Por esconderme que el mundo es redondo para algunos, y maravilloso sólo para el diez por ciento de los mortales, y exagero. Malditos, por venderme que los príncipes eran azules y altruistas, y mataban dragones; y ocultarme que son grises y egoístas, y no matan dragones: ellos son los dragones. Malditos, por hacerme creer que los reinos y gobiernos se fundaban en el bienestar de los súbditos, y que los súbditos estaban tan contentos que lanzaban flores a los séquitos. Y una mierda hermanos Grimm. Y una mierda.... 


Este es un mundo de gatos sin botas, donde los que no son gatos se ponen las botas. Un mundo en el que las princesas de verdad desaparecen, o se rompen. O algo peor y más oscuro.. 

Un mundo en el que los soldaditos no son de plomo, sino de horror y sangre. Un mundo en el que las casas no son de chocolate, porque a menudo ni siquiera son.

Malditos cuentistas. Yo os maldigo por estafarme siendo un niño tan niño que aún podía creer en casi todo. Incluso en vosotros. Os maldigo, por tantas mentiras escondidas en tantos cuentos. Pero por encima de todas, por una imperdonable: hacerme creer que los malos eran caricaturas, y que podíamos verlos de lejos, reconocerlos, señalarlos. Que siempre tenían una cicatriz, o una sonrisa extraña. Y que siempre habría un héroe en mallas o calzoncillos brillantes capaz de ponernos a salvo de su furia. 

Y una mierda. 

Los malos no tienen pinta de malos. Son irreconocibles. Se camuflan. Elegantes, discretos, educados, cultos. Están por todas partes. Y los héroes, esos benditos héroes de vuestros cuentos de mierda, están todos vendidos. Escondidos. O acojonados...

11 comentarios:

  1. Realmente impactante. Una verdad grande como una casa. Que triste es la realidad a veces...

    ResponderEliminar
  2. Ellos te lo venden y tu te lo has comprado :( si no quieres que te la metan doblada, tén más iniciativa y descúbrelo por tí todo

    ResponderEliminar
  3. Cuanta razón en tus palabras, pero casi que prefiero haber vivido en la ignorancia, pues la realidad es demasiado cruel como para aguantarla toda la vida.

    ResponderEliminar
  4. Muy cierto, los cuentoS son solo eso...cuentos! irrealidad. De niños creemos que es hermoso, mágico, pero cuando ya estamos ahi chocamos con la pared y decimos pero que es esto???

    ResponderEliminar
  5. jeje, me he reido muchisimo con esta expresión del artículo: "Este es un mundo de gatos sin botas, donde los que no son gatos se ponen las botas"...muy bueno, retrata la situación en la que vivimos!

    ResponderEliminar
  6. Con lo felices que somos de pequeños pensando en principes y princesas que conforme crecemos se transforman en villanos vestidos de principes. ;)

    ResponderEliminar
  7. Excelente, tienes razón en lo que aportas!

    ResponderEliminar
  8. Comodigounacosadigolaotra8:31 p. m.

    Las telenovelas y los cuentos infantiles nos han creado un falso reflejo de la realidad, aun, algunas mujeres piensan que su principe azul llegará a rescatarlas de la miseria en que viven, y los hombres piensan que como bestias podrán transformarse en esos principes que todas esperan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comodigounacosadigolaotra9:30 p. m.

      Las telenovelas y los cuentos infantiles nos han creado un falso reflejo de la realidad, aun, algunas mujeres piensan que su principe azul llegará a rescatarlas de la miseria en que viven, y los hombres piensan que como bestias podrán transformarse en esos principes que todas esperan. Cursos para estudiar idiomas en Australia

      Eliminar
  9. Cenicienta4:07 p. m.

    Me encontré al lobo feroz en la cola del paro, y le dije que a los de los cuentos había que demandarlos, pero en las Oficinas del Consumidor nos han dicho que ya no trabaja el Hada Madrina, que la han prejubilado... estoy desesperada... Avísame si das con la solución.

    ResponderEliminar
  10. Totalemnte deacuerdo, es verdad.

    ResponderEliminar