15 de febrero de 2018

¿Por qué no fuimos adolescentes en una época tan absurda?

Esa es, ni más ni menos, la pregunta que me hacía recientemente Patricianuro en twitter ante el estupefaciente titular de El Diario en el que algún experto recomendaba que mira, os obcecáis, ahí dale que te pego dando la murga a los adolescentes para que se levanten tempranito, si lo suyo es, por un tema hormonal superacreditado, que duerman hasta que les salga de los huevos/huevas vagina/vagino. Madrugar es de rancios. De gente que necesita ganarse lo que tiene. Salir a buscarlo. Luchar por lo que quiere. 

Pero mira, la hormona esta de marras, la que tenemos ahora nosotros, los viceversos, por alguna mutación genética que está por aclarar, ya nos pone todo a mano. ¿Madrugar? Mira te cuento: las logses, ligses, lodes, lidos, ludses, y demás lodos, o como quiera que se llame la ley educativa de turno, ya nos ha puesto la titulación a huevo. Que vale con ir de vez en cuando y no tocar mucho los huevos o las huevas, o pasar a la adaptación de la adaptación de la adaptación, o la prueba de acceso, o a lo que sea, y mira ya: título en mano. 

Nos levantamos y hay un desayuno; que mira que hoy paso, pero ahí está. Y comida, y merienda, y cena.... Y una nevera que abro y cierro cuando quiero. Entro, salgo, voy, vengo... Y ojo con mirar lo que hago en redes o con hacer preguntas de más, que te meto una denuncia que te cagas por las patas abajo, progenitor mío. 

Del mundo estoy al tanto porque tengo móvil. Del mundo que me devuelve el móvil, ese mundo irreal y estupefaciente que yo me creo a pies juntillas. Móvil que tú me pagas, claro está. Y tengo derechos. Un huevo de derechos. Pero la hostia de derechos. Y si además me arrimo a un colectivo ofendidito, pues más derechos tengo, que cuanto menos haga, más me posiciono. ¿Obligaqué? Eso es antiguo. Vintage. De eso ya nosotros nada. 

¿Iniciativas? ¿Proyectos? ¿Ideales? ¿Esfínt....? ¿Cómo llamabais a eso que hacíais vosotros cuando necesitabais algo? ¿Estuerzos? ¿Esfirzos? ¿Estroncios? .... ¿Esfuerzos? 

Sí, eso era. Esfuerzos. ¿Esfuerzos para qué? Lo tengo todo sin mover el culo. Sin salir de la cama. Domino todos los escorzos para cada tipo de selfie. Tengo likes, tengo favs, tengo followers. ¿What else, Mr. Clooney?

Que paso. Que motivaciones cero. Que igual habéis hecho un mundo tan de mierda que para qué. Que igual ese estupor vuestro, esa pasividad ante los que os están robando en vuestra puta cara, pues se aprende vicariamente, qué quieres que te diga. Que si no muevo el culo ni levanto un dedo, pues todo sigue igual. Con salario mínimo, con lo que sea. Pan y circo. 

¿Te mueves tú acaso? ¿Haces algo tú acaso? Pues eso. Yo miro y aprendo. Así que ya, me vas dejando dormir toda la mañana, o toda la vida, o de aquí al infinito. Porque ya ni hay huevos ni hay huevas. Nos hemos rendido. Lo dicen los expertos...


2 comentarios:

  1. Tienes toda la razón, los adolescentes hoy en día se han rendido

    ResponderEliminar
  2. Si es cierto. Las tiempos talvez se han cambiado pero igual el tiempo en que las informaciones se comparten es mas rapido que antes. Nomas imaginate si hoy pasa algo entonces con el cell pones todo en vivo ya.

    ResponderEliminar